¿Qué es la ayuda a domicilio para ancianos?

La dependencia personal es la incapacidad funcional para el desarrollo de actividades de la vida diaria, por requerir ayuda para su realización.

Hasta aquí la definición técnica, pero prefiero hablarte de la parte humana, de la parte que toca a las personas, nuestros mayores o familiares que necesitan una mano para cubrir sus necesidades cotidianas, sin olvidarnos del apoyo moral, compañía y esa parte de hacer que las personas mayores no se sientan solas y a falta de atención y cariño.

Por lo general, nuestros familiares que necesitan ese tipo de ayuda, tienden a negar la parte de ayuda que necesitan cuando llegan a cierta edad. Esa sensación de “estorbo” y de no dar trabajo a sus hijos, que a su vez están muy ocupados en su familia, hijos y trabajo, hacen que ellos tengan ese concepto interno.

¿Qué debo saber sobre esto?

También resulta difícil para nuestros mayores reconocer que necesitan ayuda, que sus condiciones y capacidades físicas han disminuido con la edad y que realizar actividades cotidianas, que ahora les supone un mayor esfuerzo o simplemente necesitan ayuda porque sus condiciones físicas han cambiado.

Por eso, para hacerlo todo esto desde un plano más normalizado, la ayuda a domicilio puede comenzar como algo puntual, unas dos o tres veces por semana, para encargarse de la limpieza del hogar de nuestros abuelos y/o hacerles la comida, para que lleven también una dieta más acorde a su edad.

No olvides a tus abuelos, recuerda que todos llegaremos a esa situación, y con un poco de ayuda y cariño, se envejece de manera más feliz.

Pero la ayuda a domicilio para ancianos no solo llega hasta allí,  es un servicio de cuidado de personas mayores y dependientes en su propio hogar.

¿Qué servicios  ofrece la ayuda a domicilio para ancianos?

En la actualidad se ofrecen diversos servicios acordes con la necesidad de la persona mayor. La asistencia domiciliaria parte de la necesidad propuesta teniendo en cuenta las circunstancias personales y familiares, ofreciendo una atención integral.

Generalmente estos servicios se organizan de la siguiente manera:

  1. Cuidados personales. Los cuidadores profesionales de un servicio de ayuda a domicilio se ocupan de la higiene de la persona, la alimentación, el vestido, etc.
  2. Atención a las necesidades del hogar (limpieza, organización de la ropa, de los alimentos, servicios de comidas o de lavandería a domicilio, etc.).
  3. Promoción de la autonomía personal y prevención de la dependencia, facilitando la permanencia en el entorno habitual. Por ejemplo, el acompañamiento en actividades de ocio y tiempo libre o el asesoramiento en hábitos de vida saludables.
  4. Tele-asistencia. Mediante un dispositivo se mantiene el contacto continuo de la persona mayor asegurando cubrir cualquier necesidad física, social o psicológica y previniendo algunas situaciones como son las caídas.
  5. Atención sanitaria como son los servicios de enfermería o médicos.
  6. Otros servicios especializados como psicólogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, podólogos, nutricionistas, etc.

En definitiva, la atención o asistencia domiciliaria pretende apoyar a las personas mayores que lo necesiten en su vida diaria, logrando así mantener su bienestar y calidad de vida. Además permite, como ya hemos comentado, la permanencia de la persona en su hogar si así lo desea. Por último, queremos resaltar que la atención a domicilio debe respetar a la persona mayor, sus deseos, intereses o aficiones. Y que los profesionales que trabajan en este sector deben hacerlo desde el respeto, el buen trato y el mantenimiento de la dignidad de las personas a las que atienden.

 

Related posts:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *